Una historia jamás pensada: La historia del Chocorramo

Tomado de la página de Chocorramo en Facebook.


 
Cuenta la leyenda que el señor Rafael Molano soltaba el lápiz a las 12 en punto, echaba la silla hacia atrás y se agachaba para sacar el portacomidas del último cajón del escritorio. Entonces le decía permisito doctor a la silueta que se recortaba del otro lado del vidrio esmerilado, silueta que respondía siga Molano, y se dirigía al comedor en donde tras colgar el saco del espaldar de la silla, desabotonarse el chaleco y remangarse la camisa procedía a compartir un merecido almuerzo junto con sus compañeros de oficina. Entre bocado y bocado de sobrebarriga, entre cucharada y cucharada de mute, intercambiaban sus opiniones acerca vaya uno a saber de qué: de las últimas intrigas de “El derecho de nacer”, del rumor de un ataque perpetrado por un grupo de jóvenes cubanos a un cuartel del dictador Batista o del triunfo fenomenal de “El Zipa” Efraín Forero como campeón de la primera vuelta a Colombia en bicicleta. Y así avanzaba plácidamente la hora del almuerzo. Entonces en un momento dado el señor Rafael Molano iniciaba un ritual que los comensales seguían con el alma en vilo: Molano le echaba una mirada a su reloj de pulsera y como comprobaba que faltaban diez para la una, estiraba el brazo hasta el envoltijo que permanecía junto al portacomidas, lo desenvolvía cuidadosamente y ayudándose de una servilleta tomaba entre sus dedos el contenido. El silencio caía como un costal de arena sobre el salón, bocados a medio masticar quedaban inmóviles dentro de las bocas, vasos de sorbete de curuba detenidos en el aire y las conversaciones se hundían en el suspenso mientras una docena de dilatadas pupilas contemplaban absortas cómo ese esponjoso ponqué blanco desaparecía deprisa tras los dientes blancos del señor Molano.

Alguna noche durante la cena el señor Molano le dijo a su mujer que para mañana tuviera la bondad y le empacara una tajada extra de ponquecito, que se lo iba a vender a un compañero. Tan pronto como terminó de guardar la loza, hacendosa, la señora de Molano horneó el bloque de ponqué que habría de tazarse para toda la semana y no lo retiró del horno hasta cuando estuvo panzudo y con la corteza justo a punto de reventar. Hecho esto recortó dos cuadrados iguales de papel parafinado y sobre ellos dispuso las dos tajadas de ponqué que empacaría la madrugada siguiente: no era cuestión de estarle sofocando la frescura a un ponqué recién hecho. Quien sabe si puedan imaginarlo en toda su grandeza, pero el caso es que después de que la señora Molano apagó el interruptor de la luz, la penumbra y el frío se extendieron por la cocina, una gata maulló desde un tejado cercano y allá sobre el helado mesón de lata dos tajadas de dorado ponqué blanco dormitaban sin saber que estaban destinadas para la gloria de ser llamadas “pioneras”, y al hacerlo emitían un brillo especial.

Los Molano no supieron en qué momento el encargo diario de un ponquecito extra se convirtió en negocio, lo cierto es que cuando en cierta ocasión ya bien entrada la noche la señora Molano se vio a sí misma mezclando la masa de azúcar, mantequilla, harina y huevo en la tina de la casa, miró a su marido. Él, que rodeado de ponqués como si de una bandada de pingüinos se tratara hacía la contabilidad, encontró su mirada con la de ella y sin necesidad de decírselo los dos supieron que el momento había llegado. Entonces el señor Molano renunció a su trabajo, trabajó los treinta días de preaviso como corresponde a la gente decente, fue a la notaría séptima y le dijo al notario: tenga la amabilidad de registrarme la marca RAMO S.A. -acrónimo de Rafael Molano- y sea tan formal de patentarme este logosímbolo que usted ve acá y que el maestro aquí a mi derecha ha dibujado con tanta maestría.

Ya son 50 años de eso y así lo anuncia el detalle en la esquina del empaque de Chocoramo, sin duda el producto de mayor reconocimiento que tiene la marca. Pero, ¿qué es lo que ha hecho grande a los productos RAMO? Sin duda esa condición de tentempié que por un módico precio espanta el hambre a cualquier hora del día llámese desayuno, medias nueves, almuerzo, onces o comida y que combina indistintamente con gaseosa, cerveza o kumis. Pero también los ha hecho grandes el orgullo de su marca, una marca que consciente o inconscientemente le ha apostado a la tradición y que no se ha equivocado: ha pasado de largo ante la trampa en que se han hundido las mejores marcas colombianas con el cuento chino del branding y el rediseño de imagen. 50 años con el mismo logo, 50 años con el mismo empaque que deja ver el interior para que el consumidor tenga plena seguridad de lo que esta comprando, son 50 años de calidad, respeto y lealtad. Parece increíble pero así es, corrían los años en que Santafé ganaba campeonatos y ahí estaban el Chocoramo y sus hermanos: una familia clave en la historia de los productos populares colombianos, imprescindible en el inventario de un tendero, irremplazable en nuestros corazones. Por eso nada más acertado que esa brillante idea que Paulo Lecuona y Camilo Turbay pusieron a circular hace un tiempo en docenas de camisetas: un maravilloso logo de RAMO que no dice “RAMO”, dice “AMOR”.

Feliz cumpleaños y larga vida, ponquecitos RAMO.

La polarización ideológica.

Política ” …es el proceso y actividad orientada, ideologicamente, a la toma de decisiones de un grupo para la consecución de unos objetivos.”

Wikipedia, la enciclopedia libre.

Una persona “es definida como un ser racional y consciente de sí mismo, poseedor de una identidad propia. El ejemplo obvio –y para algunos, el único– de persona es el ser humano”.

Wikipedia, la enciclopedia libre.

Hipótesis del cambio, parte I: La polarización ideológica.

Intentemos justificar la rebeldía de nuestra generación. Preguntémonos un poco acerca del alcance de la rebeldía de nuestros padres cuando su rol principal era el de hijos. Notaremos que en su momento, ellos también fueron rebeldes.

Haciendo una rápida introspección acerca de nuestra rebeldía, nos daremos cuenta que es una reacción que surge como respuesta a un hecho, comportamiento o actitud contraria a nuestros intereses particulares. De la misma forma, notaremos que la rebeldía es inherente a la naturaleza humana desde el nacimiento del individuo hasta su muerte.

Cuando la rebeldía ante un sistema o modelo cualquiera no es cuestión de un solo individuo sino de varios, es muy probable que esa ‘rebeldía grupal’ termine convirtiéndose en una causa. De esa forma es fácil explicar por qué existe la diversidad ideológica en los pueblos y por qué es natural el constante conflicto al interior de la humanidad.

Ahora intentemos ir un poco más allá y preguntarnos por qué existe la rebeldía. No pensemos en un por qué justificado por causas particulares de cada momento histórico, porque lo que haremos será demostrar una vez más que la rebeldía es inherente al hombre.

Dado a la complejidad de este raciocinio y a la imposibilidad de darle una respuesta contextual, consideremos la siguiente hipótesis: en la humanidad siempre hay dos corrientes opuestas entre sí que coexisten en total y perfecta polarización ideológica.

Citemos un ejemplo: Muchos de nosotros creemos que nuestros padres son chapados a la antigua y que por eso no entienden ciertas actitudes de nuestra generación, considerándolos ‘excesos’ o ‘comportamientos inapropiados’. Y muy probablemente nosotros como padres tendremos el mismo problema con nuestros hijos.

Si esta hipótesis fuese cierta, existe una probabilidad muy alta que con cierta frecuencia una corriente sea más fuerte que la otra en un contexto determinado y que el relevo de corrientes se haga siempre de manera generacional. Una corriente eventualmente siempre triunfaría sobre la otra, pero solo de manera temporal. La otra permanecería en el letargo hasta que nazcan suficientes individuos para defenderla. Es la lucha constante entre los opuestos, caricaturizada por el hombre como las figuras del bien y del mal, lo positivo y lo negativo, lo malo y lo bueno.

¿Pero cuánto tiempo dura el apogeo de cada corriente? ¿Cuáles -o quienes- son los catalizadores del cambio?

Siguiente entrega: Hipótesis del cambio parte II, El papel de los líderes.

Himno de Cereté

Ciudad blanca de humildes labriegos
De pujanza y de gente de bien
Donde el Bugre recorre tu suelo
En silente y eterno vaivén.

Donde cantan felices mochuelos
Azulejos y toches de amor
Donde el verde del campo es eterno
Y en tu cielo se asoma el creador.

CORO
Pueblo lindo te llevo en mis venas
Cual torrente de ciega pasión
En mis sueños evoco las penas
Del cacique en su dura misión.

Bajo el sol se broncea su estirpe
de guerreros llenos de valor
y en la sangre la vida se viste
De un futuro lleno de esplendor.

Cereté, pedacito de mi alma
en su Vientre Zenú me formé
rinconcito del cielo en la tierra
En tu seno la luz contemplé.

En Enero los campos se adornan
de Oro Blanco y de rayos de sol
de varones y hembras que siegan
El milagro de Dios hecho flor.

Viene Marzo anunciando la lluvia
Y en la piel ya se siente el furor
Las mujeres se mecen en cumbia
Caminando al compás de un tambor.

CORO ( III, IV, V)

¡ Adelante, pueblo cereteano!
En tu pecho late el corazón
Del calor del hogar, del hermano
Y en tu frente brilla la razón.

En tu escudo y bandera se irradia
La grandeza de tu condición
¡ nuestro ser de raíz legendaria
nos da fuerza, decencia y honor!

Autor: Obed Berdella de la Espriella.

Centro de interés

Una persona no es inteligente, una idea es inteligente. Una idea inteligente se produce con sagacidad y se lee con cuidado. Una idea es útil una vez se ejecuta. Una idea es exitosa cuando es más útil de lo esperado. Una idea es famosa cuando su utilidad es valorada por alguien más que su dueño.

estamos haciendo cambios

y esto es una prueba. jejejeje. 😉

abcdefg.

Y esto, es desde la nueva interfaz.

jojo, penultimo paso… listo.

Version final del sistema… listo. Felicidades a todos, que lo disfruten.

But I´m so creep.

 When you were here before
couldn’t look you in the eye
you’re just like an angel
your skin makes me cry
you float like a feather
in a beautiful world
and i wish i was special
you’re so very special
but i’m a creep, i’m a weirdo
what the hell i’m doing here?
i don’t belong here.
i don’t care if it hurts
i want to have control
i want a pewrfect body
i want a perfect soul
i want you to notice
when i’m not around
you’re so very special
i wish i was special
but i’m a creep…etc
she’s running out again,
she’s running out
she’s run, run run,
whatever makes you happy
whatever you want
you’re so very special
i wish i was special
i don’t belong here.

 

Canción: Creep.

Compositor: Tom Yorke.

Interprete: Scala

Full Metal Jacket

Joker: Are those… live rounds?
Pyle: Seven-six-two millimeter. Full metal jacket.

Full Metal Jacket Wallpaper

No surprises, please

 

A heart that’s full up like a landfill
A job that slowly kills you
Bruises that won’t heal

You look so tired and unhappy
Bring down the government
They don’t, they don’t speak for us
I’ll take a quiet life
A handshake of carbon monoxide

No alarms and no surprises
No alarms and no surprises
No alarms and no surprises
Silent, silent

This is my final fit, my final bellyache with

No alarms and no surprises
No alarms and no surprises
No alarms and no surprises please

Such a pretty house, such a pretty garden

No alarms and no surprises (let me out of here)
No alarms and no surprises (let me out of here)
No alarms and no surprises please (let me out of here)

-By Radiohead-

Planear

¿Tiene usted claro, qué quiere hacer con si vida?

Si lee este blog, muy probablemente usted será una persona de una generación reciente. Quizá tenga una banda de música, un sitio web, o le guste ver películas o cocinar.

Muy seguramente usted sea capaz de hacer infinidad de cosas, ya que está convencido de que sus capacidades son ilimitadas en muchos campos.

La pregunta es, ¿ha pensado como enrutarlas?

Su servidor es una persona que vive convecida de que puede hacer y sabe hacer muchas cosas, pero hoy se topó con una duda que lo paralizó de palmo: ¿qué está haciendo con su vida, jóven?

La respuesta fué rápida: Se la está gastando en demostrar sus capacidades haciendo cosas que benefician a algunas personas más que a otras. Entonces quien aquí escribe le preguntó a un viejo: “Hey viejo, ¿cómo se aprovechan las capacidades en función del éxito?”

El viejo me respondió: “Muchacho, defina éxito.”. Yo me detuve a pensar. Se me pasaron algunas cosas por la mente. Unos segundos después, el viejo agregó: “Cuando usted tenga claro que quiere, podrá luchar por ser un tipo exitoso. Para ser un tipo exitoso, usted tiene que planear un método para conseguirlo”.

Yo cerré mi bocota imprudente y guardé silencio.

Matar y comer del muerto

Es sábado. Es el primero de marzo del 2008 y en mi país hoy se ha dado de baja a uno de los malos más malos de los últimos 50 años. Se trata de alias ‘Raul Reyes’,  uno de cabecillas mas importantes de las FARC, responsable de un sinnúmero de muertes y según los medios dejan entrever, una de las personas mas crueles que nuestra generacion han podido conocer.

La noticia se hizo pública esta mañana muy temprano, y desde entonces, la muerte del guerrillero ha sido el único tema importante en la TV, en la radio en el todopoderoso -…- periódico El Tiempo y en los demás medios tradicionales.

Cuando nuestro presidente habló sobre las 7 de la noche le ofreció el respectivo gesto de respeto a los familiares y personas cercanas al soldado de la patria que cayó en los combates de esta madrugada en territorio ecuatoriano. Apenas hizo mención acera de la baja que sufrieron las FARC.  Da la sensación de que es el único actor de esta película con suficientes agallas para no participar del circo mediático de hoy, el mismo en el que hasta el ministro de defensa Santos estuvo metido.

Hoy confirmé una cosa que todos sabemos pero que muy poca gente se atreve a decir: los medios tradicionales controlan la opinión de masas enormes de colombianos y para poder vender, dejan que otro mate -el ejército- para luego comer del muerto -Reyes- en un penoso festín sobrecargado con biografias muy elaboradas del tipo.

Y mientras esas masas zombies de colombianos ven con morbo las fotografías del diablo muerto -sin sentir pudor siquiera-, ellos, los tipos de corbatas dueños del periódico El Tiempo, del canal Caracol y de RCN ven como este torbellino hace que sus audiencias se disparen mientras a ellos les entra dinero, casi como si de un espectáculo de fuegos artificiales se tratara, toda esta gente viendo al muerto, consumando el odio que sentimos por las FARC -fortalecido por un nacionalismo renacido luego de la marcha del 4 de febrero, descarados,  como se aprovechan de las cosas-.

Dejando a un lado la descripción detallada de este lodazal mediático mi crítica es solo una: señores ambiciosos por el dinero que controlan los medios tradicionales: dejen que la justicia divina y el silencio de la muerte hagan sufrir al bellaco. Pero sobre todo, no lleven a la gente de mi amada patria a comer de un muerto que ustedes mismos han adobado. Porque por instinto básico de hermandad, no quiero que los míos disfruten siendo caníbales.





Gathacol.net